Proyectos escolares de investigación científica

ASHER trabaja asesorando a docentes tanto en la coordinación, como también en la ejecución de trabajos de investigación científica, relacionados a las ciencias de la tierra (ecología forestal y marina, limnología y oceanografía), mediante trabajo en terreno y/o experimentación, para así ampliar las capacidades de los estudiantes a la hora de aplicar el método científico.



Descripción

 En nuestra experiencia como organización, hemos impulsado la creación de un club de ciencias en la escuela rural de Villa Mañihuales, por primera vez en dicha localidad. Durante más de un año, estuvimos viajando una vez a la semana para reunirnos con un grupo de estudiantes que tenia grandes motivaciones por estudiar la calidad del agua potable de su localidad, además de entender y dimensionar los impactos que generan los tanques de relave de una minera ubicada varios kilómetros aguas arriba de su pueblo. Durante el proceso, estos niños aprendieron a medir y entender una serie de parámetros fisico-químicos para evaluar la calidad de agua. También adquirieron conocimientos básicos sobre limnología química, fisica y biológica. Y por sobre todo, aprendieron a observar con ojo científico su entorno natural (el cuál ya conocen muy bien) para estar constantemente haciendo observaciones que puedan generar preguntas de investigación y con ello, todas las hipótesis posibles.

¿Por qué es urgente que los niños y jóvenes no maten al científico que llevan dentro?

 

El método científico nos entrega una herramienta educacional que nos puede servir toda la vida. La capacidad de observar minuciosamente, plantearnos preguntas e hipotetizar sus respuestas, además de la experimentación para poder sacar conclusiones, es imprescindible en una sociedad que constantemente nos bombardea con rumores y especulaciones.

Michel Foucault en 1980 en su entrevista llamada “El poder, los valores morales y el Intelectual” mencionaba los tres elementos de su moral: (1) la negación a aceptar como evidente las cosas que se nos proponen; (2) la necesidad de analizar y conocer, dado que no podemos llevar a cabo nada sin la reflexión y el entendimiento – de ahí el principio de curiosidad; y (3) el principio de innovación, que busca en nuestras reflexiones aquellas cosas que nunca han sido pensadas o imaginadas. En resumen: negación, curiosidad, innovación. Estas capacidades son las que trataremos de motivar en los estudiantes y profesores que quieran trabajar con nosotros.